COMIENZA LA FIESTA DEL CINE. CANNES PROMETE SORPRESAS ESTE AÑO


Thierry Fremaux, el director artístico del festival cinematográfico de Cannes que se inaugura este martes, parece dispuesto a renovar la imagen algo sacudida en los últimos dos años del evento líder entre los certámenes fílmicos internacionales mundiales.

Así lo indica la selección de las películas en competición donde una parte muy importante se compone de las nuevas producciones de grandes realizadores que regresan al certamen cinematográfico de la costa azul donde han sido galardonados en el pasado con la Palma de Oro, la presea mayor del encuentro.

Son ellos los hermanos belgas Jean- Pierre y Luc Dardenne-(dos palmas); el británico Ken Loach (dos palmas), los reconocidos estadunidenses Quentin Tarantino y Terence Malick, y el francés de origen magrebino Abdellatif Kechiche. A ellos se agregan otros veteranos como el español Pedro Almodóvar, el italiano Marco Bellocchio, Claude Lelouch, Werner Herzog y Abel Ferrara.

Fremaux intenta, respaldado por estos nombres, recomponer la imagen del certamen que desde 2017 navega en aguas revueltas a raíz de su conflicto con Netflix, cuyas películas no pueden ser incluidas en la competencia por no garantizar su salida comercial en salas francesas.

Lo que justamente costó a Fremaux el año pasado la pérdida de la exitosísima Roma, de Alfonso Cuarón, del que se aprovechó justamente el Festival de Venecia que desde algún tiempo ya esta dando guerra al certamen francés.

Frente a esta situación Cannes, además de grandes nombres, hace este año un esfuerzo especial en áreas como la de primeras y segundas obras de nuevos cineastas y la presencia de mujeres cineastas seleccionadas en las cinco secciones oficiales del certamen.

Trece películas están dirigidas por mujeres, mientras que otras 10 son primeras o segundas obras, especialmente en Una Cierta Mirada.

El certamen se inaugura el día de hoy con Los Muertos no Mueren, el último filme de Jim Jarmusch, donde del ícono del cine norteamericano independiente se propone revisar a su muy particular manera el género del cine de zombies, secundado por un multiestelar estreno donde destacan Bill Murray, Adam Driver y Tilda Swinton, y los ídolos de la escena musical Iggy Pop y Tom Waits. Todos ellos están esperados la afamada alfombra roja del certamen, previo a la función de gala con la que se inaugura el certamen.

La película de Jarmusch, aunque de inauguración, participa en la competición a lado de otros 21 filmes donde la participación de producción estadunidense consta de cuatro, seguida por Francia con tres y otros tantos de Asia.

El cine latinoamericano también está presente en las secciones oficiales con 4 películas, más otras dos en la sección Cannes Clásicos.

Bacurau, de los brasileños Kleber Mendonca Filho y Juliano Dornelles, encabeza el grupo ya que es la única producción latinoamericana seleccionada en competencia.

Siguen fuera de competencia Chicuarotes, de Gael García Bernal, donde el actor ocupa por segunda vez la silla de director -su primer intento Déficit se estrenó aquí mismo en la Semana de la Crítica en 2007-, seguida por dos documentales: La Cordillera de los Sueños, del reconocido realizador chileno Patricio Guzmán, y Que sea ley, de Juan Solanas, hijo del veterano maestro del cine documental argentino Fernando Solanas.

En Cannes Clásicos se estrenarán copias restauradas y remasterizadas de tres películas de Luis Buñuel, dos de ellas de su periodo mexicano, Los Olvidados y Nazarín. La Cineteca Nacional, la Filmoteca de la UNAM y Televisa estuvieron a cargo de la restauración.