BUENA HIDRATACIÓN, DETERMINANTE PARA BUENA SALUD EN MUJERES EMBARAZADAS


Durante el embarazo y la lactancia las mujeres experimentan cambios físicos y funcionales que tienen el objetivo desarrollar al futuro bebé en un ambiente favorable. Uno de los cambios más notorios es la cantidad de agua que utiliza el cuerpo a lo largo de todo el embarazo y como ésta se distribuye a través de él, con base en las necesidades del feto.

Durante el embarazo, las mujeres aumentan en promedio 12 kilos. Este peso comprende agua, proteína y minerales que se depositan en el feto, la placenta y el líquido amniótico, así como en el tejido materno. De este incremento de peso, entre siete y ocho litros corresponden a agua.

Entre la semana cinco y ocho del embarazo ocurre un aumento de la sed y del consumo de líquidos, lo cual ocasiona un incremento en el agua corporal y de la orina.

“El agua que consuma la mujer durante el embarazo, es vital para el feto que está compuesto por un 90% de ésta, y para mantener un volumen adecuado de líquido amniótico”, afirmó la Dra. Irma Ceja Martínez, Gerente Médica de Endocrinología y Nutrición de Grupo PiSA.

El líquido amniótico permite al futuro bebé moverse con libertad, promueve el desarrollo de sus tejidos y además lo protege de infecciones. “Cuando la producción de líquido amniótico es baja, se presenta una condición llamada oligohidramnios, que puede ocasionar problemas de  crecimiento, afectación pulmonar y/o deformidad en la extremidades del feto”, explicó la también miembro del Colegio de Medicina Interna.

Para mantener un buen estado de hidratación, las mujeres embarazadas o que amamantan, deben de ingerir mayor cantidad  de líquidos sin esperar a sentir sed para beber, recalcó Ceja Martínez. “En esta temporada de altas temperaturas se pierde más líquido  a través del sudor, la orina y hasta la respiración, por lo que es importante mantenerse bien hidratada”.

La mayoría de las personas prefieren tomar cosas con sabor, por lo que si se decide ingerir bebidas con electrolitos, se debe vigilar que éstas tengan poca azúcar y que su formulación sea de grado médico, además de contar con un registro sanitario, para asegurar que la formulación de minerales sea óptima para la hidratación. Además, se debe tomar en cuenta que los alimentos que se ingieren también contienen una porción de agua.

De acuerdo con la Asociación Americana del Embarazo (APA, por sus siglas en inglés), ocho por ciento de las mujeres embarazadas presenta oligohidramnios pero sólo el cuatro por ciento llegan a ser diagnosticadas.

En comparación con un adulto, que está constituido de 65 a 70 por ciento de agua, en el embrión esta cantidad corresponde a 90 por ciento, de ahí la relevancia de que las mujeres en etapa de embarazo se mantengan hidratadas adecuadamente.

por: El informador


Comentarios