OPERACIÓN CENTINELA, CRITICADA EN FRANCIA


Francia proyecta abandonar o al menos revisar el actual dispositivo antiterrorista conocido como Operación Centinela, cuya eficacia comenzó a ser fuertemente cuestionada después del ataque del miércoles en los suburbios de París, que dejó seis soldados heridos. Expertos militares y dirigentes políticos de todos los sectores apelaron al gobierno en los últimos dos días a reexaminar ese operativo adoptado después de los atentados contra el semanario satírico Charlie Hebdo y un supermecado cacher de París, en enero de 2015.  Copiado por otros países, como Bélgica, ese esquema de disuasión y prevención del terrorismo moviliza actualmente 7 mil militares en forma permanente, que patrullan las calles de las grandes ciudades, y vigilan las instalaciones estratégicas y los sitios más concurridos del país.

El problema reside en que, desde hace algunos meses, los miembros de las Fuerzas Armadas se convirtieron en blanco frecuente de atentados. Sobre los 14 ataques perpetrados contra las fuerzas que participan en la lucha antiterrorista, seis fueron cometidos contra militares uniformados en misión de patrulla.

El 14 julio, tras el desfile militar en los Campos Elíseos, el presidente Emmanuel Macron anunció que el dispositivo Centinela sería reexaminado “en profundidad”. La ministra de Defensa, Florence Parly, debe presentar en septiembre un programa concreto de reforma.  Tanto el gobierno como la clase política y los especialistas, coinciden en la necesidad de modificar el esquema actual, pero divergen sobre los contornos que debe tener el nuevo dispositivo.  El general Vincent Desportes, uno de los grandes teóricos militares de Francia, cuestionó el dispositivo diciendo que esos militares actúan como “un pararrayos que atrae a los terroristas”. El jefe de Estado Mayor del Ejército, general Jean-Pierre Bosser, propuso hace tres semanas a la Comisión de Defensa del Parlamento “reducir la misión a 3 mil hombres distribuidos en lugares clave”, más “3 mil en reserva” y “otros 3 mil” consagrados a la “anticipación”, es decir que se entrenarían para intervenir en “escenarios inéditos” de crisis.

por: El sol de Puebla Fecha: 12 de Agosto de 2017


Comentarios